Correduría de seguros online

  • 2
1024 623 Fátima Pereda

En una correduría de seguros encontrarás personas formadas, objetivas y con experiencia, que te ayudarán a encontrar el seguro que se ajusta al riesgo que quieres cubrir.

Cuando contratas un seguro lo haces porque buscas protegerte de circunstancias que potencialmente amenazan tu estabilidad económica. Por ejemplo cuando contratas un seguro de hogar buscas protegerte frente a un incendio o un robo en tu vivienda.

La alternativa a la contratación de un seguro, es el autoaseguramiento, lo que implica guardar o “provisionar” dinero para poder utilizarlo cuando se materialice alguna circunstancia de “riesgo” como por ejemplo: Fallece mi cónyuge y tengo todavía hipoteca pendiente o Se produce una explosión en tu casa y tienes que asumir los daños materiales y personales que causes a tus vecinos

Puedes contratar un seguro o autoasegurarte

Sin duda, provisionar dinero puede ser una buena idea, pero no suele ser una práctica habitual ni en las familias ni en empresas. Esto es así porque financieramente es más asumible pagar una prima anual por un seguro debido a que es un gasto controlado.

No obstante, a pesar de que queda bastante claro que la contratación de un seguro es la mejor opción, hay otra realidad que a menudo se subestima y es que son productos complejos, donde es fundamental comprender bien qué es lo que se ha contratado, porque hay mucho en juego.

Soy gerente en una correduría de seguros y sé que es muy habitual sentirse en algún momento u otro decepcionado o engañado por cómo una aseguradora, te ha gestionado un siniestro.

En este sentido te invito a que cuando tengas que contratar un seguro, antes preguntes a un corredor o te dirijas a una correduría de seguros. No vas a pagar ni un € más por el seguro y sin embargo vas a encontrar a profesionales que conocemos bien las características y limitaciones del seguro que quieres contratar.

Sobre esto te invito a que hagas una reflexión;

Si cuando necesitas ayuda legal, consultas con un abogado o cuando sientes dolor vas a un médico, ¿por qué cuando se trata de tu propia protección contratas tus seguros sin asesorarte con un profesional?

Es posible que en algún momento no te hayas sentido bien tratado o atendido cuando has contratado un seguro. Precisamente para poner orden en un sector que durante unos años, no estaba suficientemente regulado en cuanto a quien podía comercializar y asesorar sobre seguros, se elaboró en 2006 la Ley de mediación (Ley de mediación 26/2006 de 17 julio).

 Correduría de seguros y Ley de Mediación de seguros

Uno de los principales objetivos de esta Ley, fue determinar qué preparación y formación mínima deben de tener las personas que desean profesionalmente dedicarse al mundo de la mediación de seguros.

Respecto a la titulación la más completa es la de:

Corredor de seguros (Título A). Es la máxima formación que se puede conseguir  y para obtenerlo además de tener el título de bachillerato o equivalente, se debe de cursar una formación de 500 horas y aprobar un examen realizado por alguno de los centros autorizados por la Dirección General de Seguros (DGS).

La principal característica de un corredor de seguro es que la Ley le habilita a trabajar con cualquier compañía y se le exige independencia e imparcialidad en su asesoramiento.

También existe el título B, que exige una formación de 200€ y un reciclaje de 60 horas cada 3 años. Esta titulación  habilita para trabajar como auxiliar en una correduría o para trabajar como agente exclusivo de una compañía de seguros.

Por último la Titulación C, para la que se pide una formación de 50 horas y un reciclaje de 30 horas  cada 3 años. Esta formación es mínima y a quien la obtiene no se le permite ni siquiera asesorar a un cliente. Está pensada para trabajadores de una compañía o correduría de seguros pero sin trato comercial con el cliente.

Sin duda, de las anteriores, la figura que más garantías de objetividad y profesionalidad te va a dar como asesor en materia de seguros es el corredor o la correduría de seguros.

 Dudas frecuentes  de clientes en la correduría de seguros

Alguna de las dudas frecuentes que nos trasladan los clientes cuando llegan a nuestra correduría de seguros y que quizás a ti también te surjan, están relacionadas con cómo dar de baja un seguro, qué hacer cuando un seguro no te quiere pagar, te ha rechazado un siniestro.

También son preguntas frecuentes, qué es una franquicia en un seguro, para que sirve el consorcio de compensación de seguros o cual es el plazo para devolver un recibo de seguro

En ocasiones, con las compañías de seguros sucede como con las compañías de telefonía en las que dar de baja un seguro se convierte en una carrera de obstáculos. Si está siendo tu caso cuéntanos que te ha sucedido y te ayudaremos sin ningún compromiso. Ten en cuenta que este es un trámite que realizamos a diario para nuestros clientes y donde la Ley de contrato de seguro deja muy claro el procedimiento y los plazos.

No obstante, por si lo necesitaras, te facilito una carta o escrito para dar de baja un seguro que tengas contratado. Descárgatela y utilízala para dar de baja tus pólizas, aunque antes de hacerlo es importante que conozcas lo que dice el art 22 de la Ley del contrato de seguro en cuanto a los plazos que debes de respetar. Como resumen te diré que deberás de enviar el escrito como mínimo con un mes de antelación al vencimiento de la póliza, a través de un medio por el que quede constancia de que se han respetado los plazos. Nuestra recomendación es el email. Si no has podido respectar ese plazo dínoslo para asesorarte sobre cómo actuar en este supuesto, tranquil@ hay solución.

Otro de los puntos muy conflictivos en el que podemos echarte una mano es cuando tienes sudas sobre qué hacer cuando el seguro no te quiere pagar. Lo mejor es que contactes con una correduría de seguros y les cuentes la situación a ver si te pueden asesorar

 Siniestros en la correduría de seguros

Cuando una aseguradora nos rechaza un siniestro de alguno de nuestros clientes nuestro trabajo es valorar en primer lugar si el daño que realmente se ha sufrido tiene o no cobertura según el condicionado general del seguro, que es donde se establece realmente el alcance de lo que se cubre un seguro y de lo que no.

Como sabes, ningún seguro lo cubre todo, pero salvando esta obviedad, lo que hace nuestro equipo encargado de gestionar los siniestros en la correduría de seguros, es garantizar a nuestros clientes que si entendemos que algo tiene cobertura, lo vamos a pelear hasta llegar a la Dirección General de Seguros (DGS) si es necesario.

Por desgracia podemos constatar, que es una práctica muy habitual que las aseguradoras rechacen siniestros “casi por sistema, y nos encontramos con siniestros que a todas luces están cubiertos y que solamente tras una reclamación argumentando porqué creemos que el motivo del rechazo es erróneo se procede al pago.

Esto es algo que a nosotros mismos nos supone un desgaste, al cliente le genera molestias pero lo que si que está claro es que si no tienes a nadie que entienda de seguros y que vele por tus intereses, tienes muchas posibilidades de quedarte con el primer NO de la compañía.

Si este es tu caso, no lo dudes y pide que algún corredor o correduría de seguros te asesore. Nosotros estaremos encantados de poder ayudarte (aunque no tengas tu seguro con nosotros)

A diferencia del modelo de carta para la cancelación de un seguro, no existe un modelo de carta de reclamación a las compañías de seguros

De una forma breve te comento cual es el proceso para iniciar una reclamación, aunque si lees con detenimiento el condicionado general del seguro verás que tiene un apartado donde especifica cómo debe de realizarse la reclamación.

Esta sería la secuencia:

  1. La compañía rechaza el siniestro
  2. Se responde utilizando argumentos apoyados por artículos concretos del condicionado general
  3. Si la compañía mantiene el rechazo y seguimos creyendo firmemente en los argumentos mostrados a la aseguradora, utilizaremos nuestras buenas relaciones comerciales para pedirles que lo vuelvan a revisar
  4. Si se mantiene el rechazo acudiremos al defensor del asegurado de la compañía
  5. Si sigue sin resolverse llegaremos con la resolución facilitada por el defensor de asegurado hasta la Dirección General de Seguros (DGS), que es la máxima instancia posible.

 

correduria de seguros

En BD correduría de seguros, nuestro trabajo consiste en asesorarte, para que el seguro que contrates se ajuste realmente a lo que buscas.

El precio que te facilitemos no solo no será más alto que el de la propia compañía sino que es posible que podamos mejorarlo.

Y por supuesto cuando tengas un siniestro, no estarás sol@. Pondremos nuestros conocimientos y experiencia para defender tus intereses ante la compañía.

Si tienes cualquier duda, puedes dejarme un comentario o contactar conmigo. Estaré encantada de poder asesorarte.

Fátima Pereda

Directora comercial at Broker Directo
Mediadora Superior de seguros y Asesora Financiera EFPA.
Especialista en asesoramiento asegurador para empresas, autónomos y particulares.
Fátima Pereda
Votos

Puntúa este contenido

  • 2

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.